SALIRSE DE LA CAJA

SALIRSE DE LA CAJA

o como ser creativ@ y original

Vista, oído, olfato, gusto, tacto… los cinco sentidos, sensores muy precisos, eficaces e insaciables. Recogen cada segundo, miles de estímulos. Cuando nos vamos a dormir por la noche, es difícil imaginarse la cantidad de estímulos que han recogido nuestros cinco sentidos durante el día y los que siguen recogiendo mientras dormimos. Si nuestro cerebro almacenara todos y cada uno de ellos, simplemente, nos volveríamos locos.

¿Qué ocurre entonces en nuestra cabeza? Pues que, como mecanismo de defensa en pro de nuestra cordura y nuestra salud mental, el cerebro coge una “caja” y va metiendo ahí los estímulos que cree que nos serán más útiles, basándose en nuestra experiencia pasada, en nuestros conocimientos, en nuestros gustos, en nuestras creencias, y sí, también en nuestros miedos, tapujos prejuicios y perjuicios… Al final, en esa caja se quedan una infinitésima parte de todos los estímulos captados.

Por eso no nos acordamos de como se llamaba esa persona que nos presentaron ayer, ni de que llevaba puesto el conductor del bus, ni de que marca era el coche que paró en el paso de peatones para dejarnos pasar, etc… porque nuestro cerebro no lo juzgó relevante y decidió no meterlo en la caja.

¿Y que tiene que ver todo esto con la imaginación y con ser original? ¡Pues tiene mucho que ver! Cuando necesitamos una solución creativa, buscar algo nuevo, algo diferente ocurre que nos ponemos a rebuscar en esa “caja” dónde el cerebro ha colocado todo eso, y no encontramos nada nuevo, ¿porqué? Precisamente por eso, porque el cerebro, sólo coloca allí lo que no es familiar, o lo que nos resulta interesante o cree que nos será útil en el futuro (“recuerda que cuando pusiste la mano en el fuego de pequeño, te dolió, así que, no pongas la mano en el fuego”.) Es decir, que, si alguien no se acuerda de tu nombre, es porque no le resultaste interesante en absoluto.

Y ese es el problema, que todo lo que hay ahí nos resulta familiar, por lo tanto, no lo captamos como nuevo u original o creativo… Y nos ofuscamos porque no logramos innovar.

Hay que aclarar, que la parte de nuestro cerebro que mete esas cosas en la caja es nuestro lado izquierdo*, ese lado racional, matemático, pragmático, y porque no, digámoslo claramente, falto de imaginación. Y este lado izquierdo no deja que nuestro lado derecho, el lado creativo, irracional, incongruente, temerario, loco… meta la mano en esa caja, ¡no vaya a ser que estropee esas cosas tan útiles que el lado izquierdo ha metido!

Sin embargo, si queremos ser creativos y originales, tanto en nuestra vida artística como en nuestra vida profesional y social… o sea, en todos los aspectos de la vida. Tenemos que ingeniárnosla para buscar en lo que se ha quedado fuera de la caja y burlando la vigilancia de nuestro lado izquierdo, meterlo dentro de forma que se convierta en un recurso más. Para ello deberemos ejercitar nuestro lado derecho del cerebro, que se ha quedado un poco atrofiado de no usarlo, de forma que tenga fuerzas y coraje suficiente para enfrentarse a nuestro lado izquierdo en igualdad de condiciones.

Pero no nos equivoquemos, no se trata de vencer la tiranía del lado izquierdo, se trata de llegar a un acuerdo con él y trabajar juntos en armonía. Pues el lado racional, funcional, matemático… es necesario también para crear (¿cómo vamos a dibujar con el lado derecho una figura circular sin los conocimientos de matemáticas-geometría del lado izquierdo? ¿cómo vamos a escribir un poema con el lado derecho sin los conocimientos lingüísticos del lado izquierdo?)

El secreto es muy sencillo, buscar la complicidad del lado izquierdo para que te ayude a ejercitar y poner en forma el derecho. Para ello hay ejercicios muy sencillos, como, por ejemplo, al pintar, limitar los colores a usar o, mejor aún, pintar un cuadro sólo usando espátula, por ejemplo, o escribir un texto evitando una letra o un tipo de palabras en concreto, etc… eso obligará a nuestro perezoso lado derecho a trabajar, aunque no quiera…**

* Nuestro sistema nervioso tiene “los cables cruzados”, es decir, que es nuestro lado izquierdo del cerebro el que controla la parte derecha del cuerpo, y el lado derecho la parte izquierda + info en https://www.consulta21psicologosmalaga.es/hemisferios-cerebrales-funciones/

** Estos y otros muchos trucos, ejercicios y técnicas para “salirse de la caja y encontrar soluciones creativas y originales” se ven en la Master Classes – Talleres de Creatividad que la Asociación Cultural Espacio Creativo “El Calvario” organiza de vez en cuando… + info en http://asociacionelcalvario.com/creatividad-2/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *